Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
Reza el rosario
Por el momento no hay invitados
Cámaras en vivo
Capelinha de Fátima
M+V Radio
El Papa Francisco Frente al congreso de EUA
Señal en vivo María † Visión México
Jesus Christ Network
Señal en vivo María † Visión Italia
Misa de la Virgen de la Caridad
Programa 20 Aniversario María Visión Mexico
basilica de guadalupe
Capilla de María † Visión México
Santuario Nuestra señora de Lourdes
Intenciones
Por el momento no hay misiones salvíficas disponibles
Ver más
 
 
 
El Papa Encuentra aquí lo más reciente del acontecer en El Vaticano, así como mensajes y recomendaciones del legítimo heredero de la misión que Jesucristo encomendó a los apóstoles: El Papa.
 
 
14-abr-2016 Bookmark and Share
 
Homilía del Papa: docilidad al Espíritu impulsa a la Iglesia, no la ley
Homilía del Papa: docilidad al Espíritu impulsa a la Iglesia, no la ley

(RV).- «Pidamos la gracia escuchar al Señor» y de ser «dóciles al Espíritu Santo, sin oponerle resistencia». Fue la exhortación del Papa Francisco - en su homilía de la Misa matutina, en la capilla de la Casa de Santa Marta -  poniendo en guardia contra esa resistencia, que algunos justifican con una, «‘por así decir', fidelidad a la ley».

No oponer resistencia al Espíritu Santo, con el pretexto de ser fieles a la ley

El Espíritu Santo fue el que le dijo a Felipe lo que tenía que hacer para evangelizar al etíope, recordó el Papa, con la primera lectura del día, de los Hechos de los Apóstoles, para luego hacer hincapié en que «es Él, el que hace las cosas. Es el Espíritu el que hace nacer y crecer a la Iglesia»:

«En días pasados, la Iglesia nos presentó el drama de la resistencia al Espíritu: los corazones cerrados, duros, necios, que resisten al Espíritu. Veían las cosas – la curación del lisiado por parte de Pedro y Juan en la Puerta del Templo; las palabras y las cosas grandes que hacía Esteban… - pero se quedaron cerrados a estos signos del Espíritu y opusieron resistencia al Espíritu. E intentaban justificar su resistencia con una ‘por así decir, fidelidad’ a la ley, es decir, a la letra de la ley».

«Hoy, la Iglesia nos presenta lo contrario: no la resistencia al Espíritu, sino la docilidad, al Espíritu, que es precisamente la actitud del cristiano», señaló el Santo Padre. Y reiteró que «ser dóciles al Espíritu, permite que el Espíritu pueda actuar,  impulsar y hacer crecer a la Iglesia». Como con Felipe, uno de los Apóstoles, «muy atareado, como todos los obispos, y que ese día tenía, seguramente, muchos planes de trabajo». Pero, el Espíritu le dice que deje todo lo que había planeado y que fuera donde estaba el etíope. Y él obedeció. Tras evocar ese encuentro entre Felipe y el etíope, al que el Apóstol le «explica el Evangelio y su mensaje de salvación», el Obispo de Roma dijo que «el Espíritu trabajaba en el corazón del etíope» y le ofreció «el don de la fe». Ante ello, «este hombre sintió algo nuevo en su corazón». Y pidió ser bautizado: fue dócil al Espíritu Santo.

 

La docilidad al Espíritu nos dona alegría

«Dos hombres: uno evangelizador y uno que no sabía nada de Jesús, pero el Espíritu había sembrado en él una curiosidad sana, no esa de los chismes. Y, al final el eunuco prosigue su camino con alegría, la alegría del Espíritu, por la docilidad al Espíritu»:

«Escuchamos, en días pasados, lo que hace la resistencia al Espíritu. Hoy, tenemos un ejemplo de dos hombres que fueron dóciles a la voz del Espíritu. Y el signo es la alegría. La docilidad al Espíritu es fuente de alegría. ‘Yo quisiera hacer algo, esto… Pero, siento que el Señor me pide otra cosa. ¡Encontraré la alegría allí donde está la llamada del Espíritu!»

 

Pidamos la gracia de ser siervos dóciles al Espíritu, que es el que impulsa a la Iglesia

«Habla Señor, que tu siervo escucha». El Papa Francisco concluyó su homilía invitando a rezar este ruego, que encontramos en el Primer Libro de Samuel, pidiendo la gracia de ser dóciles al Espíritu:

«Ésta es una bella oración que podemos rezar siempre: ‘Habla Señor, porque te escucho’. La oración para pedir aquella docilidad al Espíritu Santo y con esta docilidad llevar adelante a la Iglesia, ser instrumentos del Espíritu, para que la Iglesia pueda seguir adelante. ‘Habla Señor, que tu siervo escucha’. Recemos así, tantas veces al día: cuando tenemos alguna duda, cuando no sabemos o cuando simplemente queremos rezar. Y con esta oración, pidamos la gracia de la docilidad al Espíritu Santo».

Bookmark and Share
 
 
 
Noticias del Papa
Noticias de la Iglesia
Noticias de nuestro mundo
Noticias María Visión
 
Canal del vaticano en YouTube®