Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
Reza el rosario
Por el momento no hay invitados
Cámaras en vivo
Misa de la Virgen de la Caridad
M+V Radio
Señal en vivo María † Visión México
Capilla de María † Visión México
El Papa Francisco Frente al congreso de EUA
Santuario Nuestra señora de Lourdes
basilica de guadalupe
Señal en vivo María † Visión Italia
Capelinha de Fátima
Radio Paz
Jesus Christ Network
Programa 20 Aniversario María Visión Mexico
Intenciones
Por el momento no hay misiones salvíficas disponibles
Ver más
 
 
 
María † Visión  Acciones para compartir al mundo el tesoro de la fe y el mensaje de amor de Jesús, luz católica en la oscuridad de nuestros tiempos.  
 
 
01-jun-2015 Bookmark and Share
 
El noviazgo es una camino de preparación al matrimonio.

Desde Roma - Centro de Pensamiento Católico

 

30 de mayo Mensaje del Papa en la pasada audiencia del miércoles en la Plaza San Pedro.

Por: Guillermo Dellamary

 

 

 El compromiso del noviazgo tiene que ver con la confianza, la confidencialidad, el trato amable. El matrimonio es descubrir un llamado que Dios nos hace.

 

Es cierto que es bello que hoy los jóvenes puedan elegir casarse en base al amor recíproco. La libertad de unirse, requiere una armonía consciente de esta decisión, que no sólo se base en una simple atracción o en los sentimientos, o en algo momentáneo y breve. Se requiere saber que es un camino.

Es un aprendizaje en donde ambos aprenden, uno del otro, no devaluemos la importancia y belleza de este propósito. No se trata sólo de vivir una felicidad transitoria, o una emoción encantadora.

Se trata de una alianza de amor entre el hombre y la mujer, es para toda la vida, no se improvisa, no sucede de un día para el otro.

 No hay matrimonios express, se requiere trabajar en el amor, se necesita caminar. Es una alianza de amor entre los dos y se va aprendiendo y afinando. Es como una alianza artesanal.

Es casi un milagro hacer de dos vidas una vida sola. Un milagro de la libertad y del corazón, amarrados por la fe.

Debemos de empeñarnos más en este punto, porque nuestras coordenadas sentimentales están un poco confundidas. Quien pretende querer todo y de inmediato; después cede de inmediato todo. En la primera dificultad o situación lo deja.

No hay esperanza para la confianza y la fidelidad al donarse de si mismos, si prevalece el hábito a consumar un amor como si fuera una especie de integración del bienestar psicofísico de ambos. Eso no es el amor, el noviazgo debe poner en el centro la voluntad de cuidarse juntos,  algo que nunca deberá de ser ni comprado ni vendido, traicionado o abandonado,  aun a pesar de lo tentadora que pueda ser la oferta.

Hay que conocer la belleza y el sufrimiento para cumplir con la fidelidad del compromiso nupcial.

El Papa reflexiona sobre la diferencia entre ser novios comprometidos y estar casados,  que la Iglesia siempre custodia.

Lo delicado y profundo de esta situación, no lo debemos despreciar con un corazón ligero, sino tomarlo como una sabia enseñanza, que se nutre de la experiencia del amor conyugal felizmente vivido.

No podemos tratar los lazos carnales con ligereza, sin abrir heridas en el espíritu. Los fuertes simbolismos del cuerpo contienen la clave del alma.

La cultura y la sociedad actual se han hecho indiferentes a esta delicada y seria situación en este paso tan importante.

Muchas parejas ponen miles de obstáculos, mentales y prácticos para tratar con seriedad el casarse y traer hijos al mundo.

Los novios que ya se han dado el anillo deben tomar el compromiso como un tránsito en sus vidas como un fruto que madura. Es un camino de madurez en el amor, hasta que se llega al matrimonio.

Hay que reflexionar antes de la boda, para eso son los cursos pre matrimoniales. Muchas parejas van casi a fuerzas al curso, aunque después lo agradecen y están contentos, porque han encontrado el momento -frecuentemente el único- para reflexionar sobre su experiencia en términos menos banales.

Es cierto que muchas parejas están juntas por mucho tiempo, incluso hasta en la intimidad y conviviendo, y no se conocen verdaderamente, parece extraño pero la experiencia nos lo demuestra.

 Por eso hay que revaluar el noviazgo como un tiempo para conocerse y construir un proyecto en común. El camino de preparación al matrimonio va en esta perspectiva, apoyada del testimonio simple,  pero intenso de parejas cristianas.

El Papa motiva a los novios a que descubran en la lectura de la Biblia una manera consciente de oración doméstica y junto a la fraternidad con los pobres y más necesitados. Y así provocar mas sobriedad a su convivencia.

 

Invita a las parejas que se van a casar a que se digan «Te haré mi esposa, te haré mi esposo, viviendo todo el camino de preparación sin dejar de vivir ninguna etapa del trayecto.

Bookmark and Share
 
 
 
Noticias del Papa
Noticias de la Iglesia
Noticias de nuestro mundo
Noticias María Visión